Beauty Adicta

Analizando todos los productos del mercado

El Acné sí se puede quitar

Uno no debe desesperarse por los granos cuando es adolescente. Por supuesto, es cuando a uno más le importan. Pero digamos que… de los doce a los veintitrés (sí, las hormonas muchas veces andan revolucionadas durante muchos años), es cuando más complicado resulta eliminarlos.

En algunos casos, con ir al médico y lavarse la cara con el gel específico recetado (sin jabón), echarse la crema de turno que éste recomienda y un poco de paciencia para pasar la efervescencia de la adolescencia… habrá bastado.

Pero hay muchos que aún así, tras años de sufrimiento, pasados los 20 y hasta los 30, todavía tienen granos de vez en cuando y probablemente un sinfín de marcas por no haber tenido paciencia con ellos cuando estos invadían su cara. Pero es que… ¿quién va a tener paciencia y aguantar con granos en la cara más de diez años? Nadie. Sobre todo cuando uno es adolescente y tiene uno, dos o tres enormes, con pus, que nadie puede evitar mirar.

¿Cómo creéis que se siente el que tiene ese grano? La gente pone cara de estúpida; otros se quedan como hipnotizados; algunos ponen cara de asco; otros, de lástima; y, si es algún familiar, desenroscando su lengua con toda confianza, todavía suelta un: Ay, a esta/e niña/o hay que llevarla a un médico por lo de su cara”. Eso es lo mejor. Cuando se refieren al problema de uno con pronombres neutros. “Siento lo tuyo”; “lo suyo es tremendo”, “lo mío no tiene nombre”. Exacto. Cuando uno no sabe qué nombres poner, utiliza pronombres neutros. Cuando además aparece el sabihondo de turno que cree saber más sobre tu problema que tú, sin haber sufrido nada parecido, y  comienza a recomendarte cosas, uno no desea otra cosa que darle un puñetazo en su enorme e inoportuno hocico.

Cuando oigo cosas como “hay que llevarle al médico” cuando has ido probablemente ya a cinco diferentes y te has gastado miles de euros en “lo tuyo”; o también frases como: “no es bueno que pongas productos químicos en tu cara; todo tiene que ser natural”, cuando ellos tienen el cutis más liso y perfecto que has visto en tu vida… Entonces quisiera de verdad acabar de desenroscarle la lengua a alguien.

Sí. El que sufre de acné ha vivido ésas y otras situaciones parecidas.

Ha vivido cuando incluso su dermatólogo, de piel resplandeciente, le está recetando una medicina que sabe que no va a funcionar, porque ya ha probado algo similar y no ha funcionado. Y es que la víctima de acné termina por conocer todos los componentes de las medicinas. Los que funcionan y los que no. Suelen ser más los que no. Muchos más.

También existe la opción de tener un médico repleto de marcas de acné. Uno entiende que los granos se le van a quitar un día (puede que cuando tenga 40 años), pero comprende además que siempre le quedará… la marca. La huella implacable e imborrable del sufrimiento.

Pero, insisto, voy a ser positiva. Las marcas se pueden suavizar muchísimo e incluso quitar un gran tanto por ciento de ellas. A algunos incluso se les pueden borrar todas. Sólo se necesita alternar tratamientos, invertir tiempo y… bastante dinero.

Pues eso. ¡Vayamos al grano! Yo no lo he probado todo, pero sí un ciento de cosas. Y casi se podría decir que tengo un máster por la Universidad de la Vida en medicinas contra el acné y marcas. Así que dejadme poner una lista de los tratamientos que he usado o artículos o links que realmente merece la pena leer. Si alguien quisiera contribuir contando qué le ha servido y qué no, lo agradecería mucho.

Antes de nada, he de recordar que sí… hay que llevar una rutina diaria y tener la cara siempre muy limpia. No me cabe duda de que el que tiene granos desde hace tiempo se lava la cara dos o tres veces al día, incluso a veces cuatro. Tampoco es bueno lavársela excesivamente. Cuatro veces yo lo llamaría excesivo, aunque si estás en pleno verano, sudando, es lógico que te la laves más veces. También es cierto que si uno tiene el cutis graso o mixto (los típicos del que padece acné) se la tendrá que lavar más, porque esa grasa puede fácilmente bloquear los poros y provocar la infección de la bacteria del acné. Pero creo necesario recordar esto de limpiarse la cara bien (no sólo de lavársela) porque todavía a veces escucho a alguien decir: “se me está llenado la cara de granos”, y a continuación añadir que no se lavan la cara más que con el gua de la ducha de por las mañanas. Así que, por si las moscas eres tú uno de esos… déjame recordarte que tener la cara impoluta es la regla número 1 para dejar de tener granos. Y la cara se tiene limpia lavándosela con un jabón, o gel sin jabón (si es que el jabón reseca mucho), y echándose tónico después, que es lo que termina realmente con la suciedad.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: