Beauty Adicta

Analizando todos los productos del mercado

Archivo para F) Acné

Fitoterapia y Acné

Fitotherapy

El año pasado leí un artículo que decía que unos investigadores de la Universidad de Leeds habían descubierto que el tomillo es mucho más eficaz contra la bacteria del Acné que muchas cremas que se recetan actualente para esta enfermedad.

“Los científicos pusieron a prueba la efectividad del tomillo, la caléndula y la mirra contra la bacteria del Acné, mediante unos preparados en alcohol. El grupo encontró que, aunque todas las soluciones conseguían destruir la bacteria tras una exposición de cinco minutos, el tomillo fue el más efectivo de los tres. Es más, descubrieron que la tintura de esta planta tiene un efecto antibacteriano mayor que el del peróxido de benzoilo, el ingrediente activo presente en la mayoría de las cremas antiacné”.

Dicen que el tomillo es nada menos que diez veces más efectivo que el peroxido de benzoilo, pero que además no deja sequedad en la piel. Increíble ¿verdad? Cualquiera que padezca Acné me dará la razón; el que no, pues como si oyera llover, pero yo os digo que esto es revolucionario. Así que no tardé ni dos minutos en comprar tintura (thyme tincture) en el Reino Unido y ahora me la echo todas las noches. No sé si se vende en España, pero la podéis conseguir en Fushi por 8 libras.

http://www.fushi.co.uk/ingredients/herbal/thyme-thymus-vulgaris/thyme-tincture-100ml-2913.html

No sé si tan solo ingiriendo tomillo se podrá parar la asquerosa bacteria del Acné, pero creen que echándolo sobre la piel sí puede funcionar. Todavía queda experimentación que hacer pero, como yo no vi riesgo alguno, me lancé a probar.

Me lo echo desde hace más o menos ocho meses. Lo más molesto es el olor, ya que parece que uno se está preparando ensalada en propia carne; puede recordar a los aliños que se utilizan para preparar algunas aceitunas. Al día siquiente, si te limpias con un tónico (que deberías) verás que el algodón sale un poco verdoso. Pero esos son los únicos efectos indeseados del tomillo. La tintura de Thyme que yo uso son ocho libras (unos 10 euros) y dura bastante; unos 3 ó 4 meses. En cuanto salgan unas pastillas o una crema tópica seguro que le ponen un precio más elevado. Yo sí he notado que tengo menos Acné, pero no es un método infalible para acabar con él, si se tienen las hormonas revolucionadas. Contra eso, lo único que acabará con el dichoso Acné será la píldora (Diane 35), que regula los niveles hormonales.

Como la tintura lleva alcohol, también se corre el riesgo de secar un poco la piel si se pone uno demasiada cantidad. Otra de las ventajas, en mi opinión, es que el tomillo, al ser una planta, se puede aplicar con otras cremas antiacné encima, aunque ojo; si te echas mucha crema encima del tomillo la piel se resecará seguro y puede pelar un poco. Si lo que quieres conseguir es un peeling natural, el tomillo con una crema del árbol del té (tee tree oil) será perfecto. Pero ten  cuidado; usar tomillo y sobre él, aceite del árbol del té puro puede enrrojecerte la piel más de lo que habrías deseado. Es mejor que apliques el aceite puro del árbol del té justo en el grano, ni un milímetro más para allá, ni uno más para acá.

Puedes leer aquí la noticia sobre el tomillo en español:

 http://www.abc.es/20120329/sociedad/abci-tomillo-acne-201203282051.html)

Anuncios

Productos que no merecen la pena

Zeno

Se trata de un aparatito que se puede llevar en el bolso (mira tú qué bien, como si uno fuera a sacarlo y estar un minuto dándole al grano, mientras viaja en metro) y viene en colores monísimos (una condición indispensable a la hora de acabar con un grano). El aparato tiene una pequeña esfera que se calienta y con ese calor destruye la bacteria del acné, en esa área de medio centímetro al que uno está dando.

Cuesta alrededor de 100 euros y… no diré que no sirve para nada, porque el aparato hace lo que promete (quita granitos pequeños, y previene que crezcan o aparezcan cuando sientes que te está saliendo uno).

De acuerdo, pero… no merece la pena el gasto. ¿Por qué? Pues por varias razones. En primer lugar, hay que ir de grano en grano, sujetando la máquina un minuto en cada uno de ellos. Al cabo de medio minuto la maquinita está resbalando (da igual que tengas la cara híper lavada, que por cierto hay que tenerla, ya que siempre hay cierta grasa saliendo del poro, sobre todo si uno está poniendo calor en el mismo punto por un tiempo). Por lo tanto, el aparato no está siendo eficiente, porque ese exacto punto no está recibiendo ya el tiempo apropiado.

Además, recomiendan hacerlo unas tres veces en cada grano, más o menos, para que éste desaparezca. Bueno… yo he llegado a tratar el mismo grano unas 7 veces (se quitará dependiendo de su tamaño, naturalmente). Pero por si todo esto no fuera suficiente, lo peor es que ¡el cabezal hay que cambiarlo cada poco! Creo que son unas 45 veces lo que aguanta, y cada uno cuesta unos 20 euros, creo recordar. Puede que 24. El caso es que con que uno tenga 7 granos, si quiere darle tres veces a cada uno, ¡el cabezal duraría dos días!

Por otro lado, la batería dura muy poco también, y cuando no se te acabó el cabezal, se terminó la batería, con lo cual uno no puede hacer bien el tratamiento (todas las veces que quisiera). Yo admito que he visto un grano disminuir, pero este método es lo más cansado y costoso que he visto en mi vida. Una auténtica tomadura de pelo, vaya.

Digamos que funciona para el que tiene 2 granos. Pero es que el que tiene 2 (1 y 2) no se va a gastar unos 125 euros para quitarse dos granos. Es una máquina absolutamente estúpida. Doy fe. Me altero incluso sólo por recordar el gasto estúpido que hice.

Los Productos Naturales:

Los productos naturales ayudan pero no son milagrosos; no debemos engañarnos.

Aceite de Onagra.

Cuando una deja de tomar la Diane normalmente recomiendan su alternativa natural: El aceite de Onagra. Sirve para regular el periodo. Eso dicen. A mí no me sirvió en absoluto. Quizá, si tienes un grano, grano y medio… Tampoco me regularizó el periodo ni nada de nada.

Aloe Vera

El Aloe Vera no te va a quitar los granos. Dicen que regenera la piel… A ver, no digo que sea malo. Simplemente, que no hará nada a aquél que tenga un verdadero problema. Refresca la piel si te has quemado con el sol, por ejemplo. Para eso sí: es para lo único que lo recomendaría. Hubo una época de mi vida (larga, de unos seis meses, y siendo muy constante) en la que me daba por toda la cara antes de dormir con la planta de Aloe Vera (de más de dos años de vida, tal y como se recomienda).

Además, me restregaba gel de Aloe puro encima del potingue de la planta, y, por si eso fuera poco, bebía jugo de Aloe puro todos los días unas tres veces al día. Dicen que es bueno para prevenir el Cáncer de Colon. Seguro. Pero lo que es regenerar mi cutis… nanai. Lo único que conseguí fueron arcadas con el zumo. Es de lo peor que he probado en mi vida; sabe a lo que tu imaginación reconoce como el agua de unas flores que llevan en un jarrón por 5 días. ¡Oh, sí! También conseguí otra cosa: Dejar, día tras día, las fundas de almohada llenas de manchurrones marrones. Se quitan, sí, pero a 95 grados en lavadora. No veas lo bien que le sentaba a mi madre todo este asunto del Aloe Vera. Cuando había comenzado la Universidad en otra ciudad y volví por vacaciones, mi madre había asesinado a mi Aloe y a todos sus hijos (ah, porque eso sí: el Aloe tiene más hijos que los conejos, y hay que separar estas plantitas inmediatamente, en cuanto nacen, o matan a la madre; eso me explicó un florista instruido…). No le guardé rencor a mi madre. Fue, de hecho, un alivio.

 

Eficaces, aunque no siempre

Isotrex, Differin, Retino-A, Retin-A… son Retinoides muy eficaces (Vitamina A, de nuevo, esta vez tópica), pero que si uno se los pone cuando está abrasado de acné en plena adolescencia, no le van a servir de nada. Tras la adolescencia sí son eficaces, pero debo decir, que no son mis productos preferidos. ¿Por qué? Bueno, no siempre funcionan, como he dicho, pican y descaman. Y yo odio cuando algo me pica o hace que me escueza la cara. No lo puedo soportar, por tener una piel sensible, pero si a ti no te molesta… ¡adelante!

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/folia/vol8_n1/retinoides.htm

Antibióticos, como el Minocín

De nuevo, claro que los antibióticos funcionan, pero… bien poco, si te encuentras en plena adolescencia y tu acné es severo. En este link se puede leer todo sobre el Minocín. Algo aburrido, por cierto.

http://www.facmed.unam.mx/bmnd/plm_2k8/src/prods/49774.htm

Productos eficaces pero caros

El láser (hay varios) actúa matando la bacteria del Acné y promoviendo el colágeno de la piel para que ésta se regenere y se suavicen así las marcas.

El Doctor Anthony Chu, que trabaja en el Hospital de Hammersmith en Londres, es un auténtico Gurú del Acné y sus secuelas. Él utiliza el N-Lite, indoloro y eficaz, se dice, si uno es paciente.

N-lite Laser: Resumidamente se trata de un láser que mata la bacteria del acné, con lo que hay que tener en cuenta que el acné que se tiene todavía seguirá en la cara de uno por un tiempo. Por eso se dice que el tratamiento funciona, pero que uno tiene que esperar unos meses para ver resultados (normalmente se hace una sesión al mes).

Es interesante saber que en un principio se creó para combatir arrugas, pero pronto se dieron cuenta de que también actuaba contra el acné y las marcas.

http://www.acnesolutions.co.uk/solutions5.htm (información en inglés).

En la famosa página www.Acne.org se habla de este tratamiento. Se usa para granos y marcas. Sin embargo, los que lo han probado dicen que es más eficiente en granos que en marcas. Esto es lógico porque con el calor del láser se mata la bacteria del acné y no se necesita más explicación, pero en cuanto a la regeneración del colágeno para hacer desaparecer marcas… ésta es más costosa de conseguir. En esta web se pueden leer muchas críticas sobre el producto.

http://www.acne.org/n-lite-laser-acne-treatment-reviews/204/page1.html (información en inglés).

En casi todas las opiniones de los que lo han probado se dice que los efectos no se ven hasta el cuarto tratamiento y se recomienda hacer de seis a diez para ver resultados. También se dice que alrededor de la segunda parece que uno tiene más acné (el láser está actuando y sacando todo fuera, como también hace el Roacután). El problema es que este tratamiento resulta caro, y si uno puede arriesgarse y pagar unos 3,000 euros, entonces fabuloso. Pero no todos podemos. Si se pierden 3,000 muchos lo notaríamos demasiado en nuestro bolsillo.

Todavía no he probado este láser. Probablemente lo haga en un futuro, pero todavía no puedo recomendarlo o recomendar escapar de él.

En España no es muy común su uso, y por ello los links que he puesto están en inglés; sencillamente porque no hay reseñas españolas. Este láser, sin embargo, sí se puede encontrar en algún lugar de España, como Sevilla por ejemplo.

http://www.clinicavluz.com/acne.htm.

En España resulta más conocido el láser Fráxel, muy exitoso en Barcelona.

http://www.spainfitness.com/medicina-alternativa/articulo/laser-fraxel.html

Productos realmente eficaces contra el Acné

En la adolescencia, lo mejor que se puede hacer es tomar el famoso Roacután (Dercutane/Acutane). Nada de Monocín, Isotrex y productos que funcionan sólo si tienes dos granos. Este medicamento, Roacután, (pura vitamina A) es lo más efectivo del mercado y se receta junto con la píldora, ya que una no se puede quedar embarazada mientras lo está tomando (el feto desarrollaría malformaciones). La píldora (que suele ser la Diane 35, por ser la más fuerte en cuestión hormonas) también limpia muchísimo la cara de granos. Así que estos dos tratamientos juntos son un primor. Pero lo cierto es que hay que tener en cuenta dos cosas:

1)      El Roacután no siempre funciona a la primera.

2)      Algunos pasan un auténtico calvario al tomarlo.

Roacután: Es muy efectivo contra granos y arrugas (porque es Retinol al 100%; así, muchos productos que van bien para las marcas o el acné, también son efectivos para las arrugas). Por eso, en Estados Unidos no son pocas las famosas (también las conocidas en su casa) que se toman Roacután sin supervisión. Y digo sin supervisión, porque un médico en sus cabales no recetaría Roacután para las arrugas. Aunque, sin tener que ir tan lejos, en Gijón recetaron a mi madre Roacután para tener la piel más tersa. Y sí; fue un médico dermatólogo muy conocido. Dejó de tomarlo a los tres días. ¿Por qué? Porque ella misma se dio cuenta de que no merecía la pena sufrir las consecuencias del Roacután por estar más tersa. Tampoco se notó más tersa. Yo sí lo noté, para ser sincera, pero, como ella, pienso que no merece la pena.

Y es que eso es… sencillamente, una burrada. Como me dijo uno de mis dermatólogos ovetenses, tomarse Roacután es como “matar moscas a cañonazos”. Es meterte Vitamina A pura (Retinol) en tu cuerpo, con lo que tu organismo se limpia completamente. Imagina que en las cremas que son de Retinol ponen normalmente un 5 por ciento, un 10… incluso muchas veces menos.

Roacután es diferente, es VITAMINA A PURA. Y por eso es el único medicamento efectivo, para ser honestos. Sin embargo, yo lo tomé y no volvería hacerlo en la vida (como he dicho, a veces para que funcione hay que tomarlo dos veces). ¿Por qué no siempre funciona la primera vez? Porque se ha tomado durante menos tiempo del debido; o no se ha tomado la dosis necesaria para el cuerpo de cada uno; por no se sabe qué demonios… Pero a veces ocurre. Y hay que tener en cuenta eso antes de empezar a tomarlo. Y es que el médico, nunca va a recetar más miligramos de los debidos para el cuerpo de cada uno. Lo que se tiende a hacer es recetar menos, para que no afecte demasiado al hígado.

Roacután es un tratamiento que no puede durar menos de 6 meses. Uno tiene que hacerse análisis antes, durante (una vez al mes) y después del tratamiento. Eso quiere decir que lo correcto será hacerse 7 análisis de sangre en 6 meses, más uno más pasado un mes del fin del tratamiento. La dosis la decide el médico según el peso de uno, aunque, para mi gusto, esto es un error. Yo era muy delgada y me recetaron pocos miligramos. Pero mis granos eran terribles y mi cuerpo normalmente aguanta muy bien lo que le echen, así que tengo clarísimo que no me dieron suficiente. Mis niveles de Triglicéridos (y todo lo que normalmente sube un poco) no se movieron en absoluto. Es una pena, porque con una dosis mayor, hubiese funcionado.

Roacután fue la peor época de mi vida. Toda la mierda (sí; la mierda) sale fuera, con su pus y todo lo demás (aunque a mí, insisto, no me salió lo que tenía que salir), y tu cara se queda que puedes meter miedo al Coco (sólo tienes que googlelear “Roacután” en “Imágenes” y podrás comprobarlo. Como normalmente uno se lo hace en cuanto su acné es severo, esto suele ocurrir cuando tienes 14, 15 ó 16 años, y la verdad, se lleva mucho peor. En esa época uno tiene que ir día tras día a clase y tropezarse con miradas allá por dónde va. La mirada hacia el suelo suele ser la que ya se adopta de por vida; la más triste del mundo.

Por otra parte, la boca se seca tanto que salen grietas hasta de dos centímetros de longitud hacia fuera. Las manos se secan, el pelo se seca (algo que resulta muy bueno para mucha gente. Me sé de una que tomó el medicamento, y no se lavaba el pelo en más de una semana, ¡y lo seguía teniendo limpio!)

En esta página, el gaditano Pablo Garcés explica muy bien qué ocurre cuando se toma Roacután.

http://www.sangrefria.com.es/2005/12/20/informacion-roacutan-y-dercutane/

Yo no podría volver a tomar Roacután. Pero la primera vez se toma con ilusión porque verdaderamente funciona. A veces me entran tentaciones de volver a tomarla, pero no lo haré, porque mi adolescencia quedó ya bastante atrás y he conseguido controlar el problema (no al 100%) con la Diane 35.

Aquí tenéis un vídeo escueto y claro de un chico que tomó Roacután. Ya veréis cómo fue mejorando:

http://www.youtube.com/watch?v=F9QhYfpxhbc&feature=related

La Diane (Diane 35 Diario) es el preparado hormonal (la píldora) que terminó con mis granos (la mayor parte de ellos) allá por mis veinte añitos. Pero lo cierto es que existe controversia sobre la Diane. Me enteré cuando me lo dijo un dermatólogo en España y una médica en Londres. Al parecer contiene hormonas muy fuertes. Aunque muchos otros médicos te dirán que nunca han oído hablar nada malo sobre la Diane (Dianette, en el extranjero).

En Internet se puede ver que a muchas les va genial, les ha disminuido el vello corporal, les ha aumentado algo el pecho… Otras, en cambio, te dirán que les ha provocado depresión, les ha hecho aumentar de peso, les ha provocado un incremento de la celulitis, les ha quitado el apetito sexual… Hay opiniones para todos los gustos, la verdad.

A mí me ha quitado granos, no me ha hecho aumentar de peso (tampoco el pecho; una lástima); quizá si contribuya a retener líquidos, no he tenido ningún tipo de depresión…

Para conocer sus efectos habrá que probarla porque varía de persona a persona, pero desde luego, ayuda mucho a todo el mundo a la hora de terminar con el acné.

Como complemento a la Diane, utilizo mi gel preferido: Oxy Emergency Zit Blitz Gel. No la crema, repito, sino el gel. Es Peróxido de Benzoylo. Tiene que ser el del cartoncito; no otro.

http://www.boots.com/en/OXY-Emergency-Zit-Blitz-Gel-10ml_857937/

Su textura es transparente, muy ligera y se puede poner debajo del maquillaje, porque se seca enseguida. Algo que querría cualquier persona. No pica, no molesta. Es perfecto. Me lo compro de tres en tres. Lo malo, que no se vende en España, sino en el Reino Unido. Lo puedes encontrar en cualquier Boots.

Intro

El acné. Ese gran desconocido. Lo sufren tantos y hay tan pocas soluciones efectivas, que cualquier cosa verdadera que se escucha sobre el acné… es desesperanzadora. Pero voy a enfocar esto desde el lado positivo, que lo hay. Sí se puede acabar con este problema. Incluso con el de las marcas provocadas por el acné. Sí… pero sólo si dispones de mucho tiempo, dinero y te sometes a diferentes tratamientos. Aunque la propia experiencia me ha dicho que los que sufrimos este problema estaríamos dispuestos a emplear hasta el último céntimo que tenemos por solucionarlo.

El Acné sí se puede quitar

Uno no debe desesperarse por los granos cuando es adolescente. Por supuesto, es cuando a uno más le importan. Pero digamos que… de los doce a los veintitrés (sí, las hormonas muchas veces andan revolucionadas durante muchos años), es cuando más complicado resulta eliminarlos.

En algunos casos, con ir al médico y lavarse la cara con el gel específico recetado (sin jabón), echarse la crema de turno que éste recomienda y un poco de paciencia para pasar la efervescencia de la adolescencia… habrá bastado.

Pero hay muchos que aún así, tras años de sufrimiento, pasados los 20 y hasta los 30, todavía tienen granos de vez en cuando y probablemente un sinfín de marcas por no haber tenido paciencia con ellos cuando estos invadían su cara. Pero es que… ¿quién va a tener paciencia y aguantar con granos en la cara más de diez años? Nadie. Sobre todo cuando uno es adolescente y tiene uno, dos o tres enormes, con pus, que nadie puede evitar mirar.

¿Cómo creéis que se siente el que tiene ese grano? La gente pone cara de estúpida; otros se quedan como hipnotizados; algunos ponen cara de asco; otros, de lástima; y, si es algún familiar, desenroscando su lengua con toda confianza, todavía suelta un: Ay, a esta/e niña/o hay que llevarla a un médico por lo de su cara”. Eso es lo mejor. Cuando se refieren al problema de uno con pronombres neutros. “Siento lo tuyo”; “lo suyo es tremendo”, “lo mío no tiene nombre”. Exacto. Cuando uno no sabe qué nombres poner, utiliza pronombres neutros. Cuando además aparece el sabihondo de turno que cree saber más sobre tu problema que tú, sin haber sufrido nada parecido, y  comienza a recomendarte cosas, uno no desea otra cosa que darle un puñetazo en su enorme e inoportuno hocico.

Cuando oigo cosas como “hay que llevarle al médico” cuando has ido probablemente ya a cinco diferentes y te has gastado miles de euros en “lo tuyo”; o también frases como: “no es bueno que pongas productos químicos en tu cara; todo tiene que ser natural”, cuando ellos tienen el cutis más liso y perfecto que has visto en tu vida… Entonces quisiera de verdad acabar de desenroscarle la lengua a alguien.

Sí. El que sufre de acné ha vivido ésas y otras situaciones parecidas.

Ha vivido cuando incluso su dermatólogo, de piel resplandeciente, le está recetando una medicina que sabe que no va a funcionar, porque ya ha probado algo similar y no ha funcionado. Y es que la víctima de acné termina por conocer todos los componentes de las medicinas. Los que funcionan y los que no. Suelen ser más los que no. Muchos más.

También existe la opción de tener un médico repleto de marcas de acné. Uno entiende que los granos se le van a quitar un día (puede que cuando tenga 40 años), pero comprende además que siempre le quedará… la marca. La huella implacable e imborrable del sufrimiento.

Pero, insisto, voy a ser positiva. Las marcas se pueden suavizar muchísimo e incluso quitar un gran tanto por ciento de ellas. A algunos incluso se les pueden borrar todas. Sólo se necesita alternar tratamientos, invertir tiempo y… bastante dinero.

Pues eso. ¡Vayamos al grano! Yo no lo he probado todo, pero sí un ciento de cosas. Y casi se podría decir que tengo un máster por la Universidad de la Vida en medicinas contra el acné y marcas. Así que dejadme poner una lista de los tratamientos que he usado o artículos o links que realmente merece la pena leer. Si alguien quisiera contribuir contando qué le ha servido y qué no, lo agradecería mucho.

Antes de nada, he de recordar que sí… hay que llevar una rutina diaria y tener la cara siempre muy limpia. No me cabe duda de que el que tiene granos desde hace tiempo se lava la cara dos o tres veces al día, incluso a veces cuatro. Tampoco es bueno lavársela excesivamente. Cuatro veces yo lo llamaría excesivo, aunque si estás en pleno verano, sudando, es lógico que te la laves más veces. También es cierto que si uno tiene el cutis graso o mixto (los típicos del que padece acné) se la tendrá que lavar más, porque esa grasa puede fácilmente bloquear los poros y provocar la infección de la bacteria del acné. Pero creo necesario recordar esto de limpiarse la cara bien (no sólo de lavársela) porque todavía a veces escucho a alguien decir: “se me está llenado la cara de granos”, y a continuación añadir que no se lavan la cara más que con el gua de la ducha de por las mañanas. Así que, por si las moscas eres tú uno de esos… déjame recordarte que tener la cara impoluta es la regla número 1 para dejar de tener granos. Y la cara se tiene limpia lavándosela con un jabón, o gel sin jabón (si es que el jabón reseca mucho), y echándose tónico después, que es lo que termina realmente con la suciedad.