Beauty Adicta

Analizando todos los productos del mercado

Archivo para mayo 3, 2013

Alimentos y sus Propiedades Medicinales

 

alimentos-ricos-hierro

El Dr Saz Peiró explica las propiedades de diversos alimentos-medicamentos, de los que afirma: “Los compuestos de estos alimentos no han demostrado curar totalmente el cáncer, pero sí han demostrado gran eficacia en su prevención. También han demostrado participar en muchos regímenes de la gente que ha curado su cáncer, y están catalogados dentro de la curación espontánea o natural del cáncer”.

  • Ajo:

Previene el cáncer de estómago. Según Peiró, en 1952 científicos soviéticos tratan con éxito tumores en humanos y en 1987 se comprueba en Estados Unidos que tomar ajo crudo estimula en el sistema inmunológico la capacidad de las células asesinas que atacan a las células cancerosas. Comparada en China la incidencia de Cáncer entre consumidores y no consumidores de ajo por 100.000 habitantes, en los consumidores hay un 3,4% de cáncer de estómago y un 40% en quienes no toman ajo.

  • Albaricoque:

De la semilla del albaricoque se extrae laetriel o amigdalina, sustancia tóxica pero ensayada con éxito en el tratamiento de algunos cánceres. El albaricoque es rico en betacaroteno, que ayuda a reducir el cáncer de pulmón y mejorar el sistema inmunológico, y en licopeno, que es antioxidante.

  • Algas marinas Kelp:

Para la tradición egipcia y china, el kelp marrón cura el cáncer. En 1981 Jane Teas, de la Facultad de Salud Pública de Harward, desarrolla la teoría de que las mujeres japonesas tienen menos cáncer por tomar algas en su dieta, comprueba que en un tercio
consumen algas laminarias y defiende que fucoidina es una de las sustancias responsables de la acción antitumoral. Posteriormente, en 1985 y 1986 se estudian otras algas, wakame por ejemplo, y se comprueba que protegen de los tumores por estimular el sistema inmunológico. Se toman en ensalada o en guisos con arroz.

  • Arroz:

Al ser una semilla el arroz contiene niveles elevados de inhibidores de las proteínas, que inhiben la acción de los oncogenes. En 1981 se patentan tres productos a base de arroz que detienen el cáncer intestinal en ratones.

  • Batata:

Junto a la calabaza y la zanahoria, se la considera preventiva del cáncer de pulmón, ya que tiene betacaroteno, inhibidores de las proteasas y polifenoles, que se comportan como antioxidantes.

  • Brócoli:

El brócoli contiene gran cantidad de sustancias que se consideran antídotos contra el cáncer, como indoles, glucosionalatos, betacarotenos, clorofila y monoterpenos.

  • Cebada:

Los inhibidores de las proteasas de la cebada atacan a los agentes causantes del cáncer intestinal.

  • Cebolla:

Se ha conseguido aislar el propil-sulfuro de la cebolla, que bloquea las enzimas que activan el cáncer. Recomienda ingerirla cruda; en ensaladas, por ejemplo.

  • Col, brécol, coles de Bruselas y coliflor:

El Dr. Saz se refiere a la col como “El gran vegetal para prevenir el cáncer, rico en carotenos. Clorofila, indoles, glucosinolenos, aflatoxina, monoterpenos y sulforano impiden la acción de las células tumorales”. Investigadores de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, han verificado en células humanas con cáncer de mama que unos compuestos del brécol denominados indoles se convierten en el estómago en dindolilmetana (DIM), que impide la división y reproducción de las células cancerosas y promueve su muerte, así como que una sustancia química que se produce al digerir verduras como brécol y col puede inhibir el crecimiento de las células del cáncer de próstata.

  • Higo:

Se conoce desde la más remota antigüedad la utilización del fruto de la higuera contra el cáncer. Se ha aislado una sustancia, benzoaldehído, y abundantes bioflavonoides que actúan como antioxidantes, y se ha comprobado la eficacia de los higos en animales y personas: “La cura de higos ha sido tradicional en la medicina naturista, se comenzará por tomar un kilo por día repartido en tres comidas, aumentando paulatinamente hasta tres kilos al día, para luego disminuir hasta el final de la cura, de cinco a siete días”.

  • Legumbres en grano:

Alubias, frijoles, garbanzos y lentejas al ser ricos en inhibidores de las proteasas, pueden desactivar los oncogenes e impedir la formación de metástasis sobre todo con las saponinas.

  • Limón y lima:

La vitamina C como antioxidante y la pectina de la cáscara de limón y lima protegen o inhiben factores cancerígenos como las nitrosaminas: “Se ha considerado que la pectina podría inhibir las metástasis del cáncer de próstata”.

  • Lino:

Las semillas de lino contienen lignanos, antioxidantes y ácidos grasos omega 3, de acción anticancerosa sobre todo en tumores del aparato digestivo y cáncer de próstata.

  • Lúpulo:

El lúpulo contiene xanthohumue, sustancia hormonal de acción anticancerosa.

  • Manzana:

El jugo fresco de manzana es muy rico en ácido caféico o clorogénico, de gran eficacia para inhibir la formación de tumores en animales de laboratorio a los que se había inyectado potentes carcinogenéticos. La piel de manzana puede inhibir el proceso tumoral: un equipo de investigadores de Nueva York que analizó el efecto sobre células de cáncer de colon concluye que las manzanas, especialmente en la piel, tienen elementos antioxidantes y anticancerígenos que inhiben la proliferación celular.

  • Melón:

El interés del melón radica en su riqueza en betacarotenos.

  • Nabo:

El nabo es muy rico en glucosinolatos como isotiocianatos, luteína y zeaxantina; y sus hojas verdes sobre todo crudas contienen betacaroteno y clorofila que pierden parte de sus propiedades al cocer. Pueden utilizarse mezcladas con otros jugos, por ejemplo de remolacha roja, rica en flavonoides, alantoína y colina.

  • Nueces:

Las nueces son ricas en principios que inhiben las proteasas, y en polifenoles.

  • Patata:

La patata cruda es rica en inhibidores de proteasas y en ácido clorogénico, que protegen del cáncer, mientras que cuando las patatas se vuelven viejas el proceso se invierte y aparecen sustancias cancerígenas.

  • Setas:

El shiitake, el enoki, la seta ostra, estimulan el sistema inmunológico y el interferon, e interfieren en el crecimiento de tumores.

  • Soja:

Por la genisteína, la soja incrementa los inhibidores de las proteasas.

  • Sandía:

La sandía resulta interesante por su contenido en betacarotenos y licopeno.

  • Té:

Los taninos del té verde inhiben las nitrosaminas, la catecina y teaflavinas.

  • Tomate:

Tal y como el Dr. Saz Peiró transcribe, del análisis de 72 estudios que examinan la relación entre el cáncer y el consumo de tomate, Edward Giovannuci, de la Facultad de Medicina de Harward en Boston, concluye: “El consumo de tomates crudos y productos que los contienen como salsas, zumos, sopas, etc., reduce sustancialmente el riesgo de numerosos cánceres, en especial el de próstata, pulmón y estómago., …, El tomate es rico en varias sustancias fitoquímicas con propiedades anticancerígenas, que conducen a la formación de carotenoides, como el licopeno, compuestos que protegen a las células de los efectos de la oxidación, …, Aunque el procesado del tomate no parece disminuir su efecto benéfico, muchos alimentos procesados que contienen tomate también incluyen grasas y azúcares no saludables”. El metaanálisis también sugiere beneficios en los cánceres pancreático, colorrectal, esofágico, oral, de mama y cervical.

  • Uva:

En 1927 A. M. Leihstein prescribe el tratamiento a base de uvas para el cáncer y en 1928 la paciente Johanna Brandt asegura en su libro La cura de uva que se ha curado de un cáncer de abdomen. Saz Peiró afirma que polifenoles, ácido cafeico, flavonoides y resveratrol han demostrado su eficacia en animales: “Después de desarrollar resistencia a la quimioterapia, las células tumorales continúan reproduciéndose”.

Muchas células tumorales que continúan proliferando; pero cuando se someten a los agentes antitumorales de la uva, se reduce el crecimiento tumoral.

Saz Peiró añade unas pautas sobre la cura de uvas, que cuenta con una gran tradición en medicina naturista, y que puede realizarse tanto con uvas como con zumos. Si es posible deben ser de cultivo biológico y bien maduras. Las uvas más dulces son las más energéticas, y las más ácidas las más depurativas.

La dosis para los adultos oscila entre 2 y 4 kg. diarios, tomadas en intervalos cada 2 horas. Los estreñidos deben tomar la uva con piel por su efecto laxante, pero si se tiene el estómago delicado no debe tomarse la piel. Las uvas deben masticarse muy despacio.

Sobre la duración: “El Dr. Ángel Bidaurrázaga dice que la cura de uvas no debe durar menos de 3 semanas”. La cura de uvas conviene practicarla anualmente, tanto enfermos como sanos. Igual que en el ayuno, en la cura de uvas aparecen crisis que se manifiestan como dolor de cabeza, lengua blanca, mal sabor en la boca, debilidad, etc. Hay quienes recomiendan 1 ó 2 días de ayuno antes de comenzar la cura de uvas. Una vez terminada la cura de uvas, se debe empezar a comer también otras frutas, disminuyendo paulatinamente las uvas y aumentando las restantes frutas, teniendo en cuenta que conviene tomar una sola clase de fruta en una comida, luego se puede comer hortalizas y cereales y por último legumbres pero sin olvidar las incompatibilidades alimenticias.

  • Zanahoria:

Los alfa y betacarotenos de la zanahoria reducen la posibilidad de padecer cáncer de pulmón. En ayunas detiene el cáncer hepático”, en palabras del Dr. Saz Peiró, que recomienda tomar un vaso de jugo fresco y de cultivo biológico al día.

Fitoterapia y Cáncer

fitoterapia

No creo, como algunos se atreven a afirmar, que la Fitoterapia pueda curar el Cáncer, pero sí creo que puede prevenirlo en numerosos casos.

Nadie sabe a ciencia cierta a qué se debe esta terrible y cruel enfermedad. Se dice que surge en parte por causas genéticas, pero que la dieta y el estilo de vida que uno lleva influyen en gran medida en su aparición.

Si una persona no lleva una dieta sana y sólo se alimenta de grasas y alcohol, sus órganos se llenarán de toxinas. Hay ocasiones en las que el cuerpo recibe más de las que puede procesar; el sistema inmunológico se encuentra débil precisamente por esas toxinas, y llega un momento en que éste no puede expulsarlas. Esto podría hacer que la actividad de las células cambie y se produzcan más de las debidas, lo que causaría Cáncer en alguno de los órganos envueltos en el proceso de la alimentación (riñones, colon, estómago, hígado…). Por supuesto, el Cáncer depende de numerosos factores y todavía no sabemos ni un cuarto de lo que deberíamos saber de él.

No quiero decir con esto que llevar una vida sana sea garantía de que uno no va a padecer esta odiosa enfermedad, pero con una vida sana, desde luego que se reducen las probabilidades considerablemente de padecerla. Y es que no resulta suficiente el no fumar para no padecer Cáncer. La alimentación y el ejercicio son clave a la hora de prevenirla.

Por otra parte, existen teorías que afirman que se puede destruir al Cáncer con una dieta adecuada. No creo en milagros, y como persona que ha visto el Cáncer muy de cerca (en personas muy queridas), aborrezco cuando alguien se atreve a decir que unas milagrosas pastillas pueden curarlo. Es ridículo y ofensivo.

Sin embargo, sí podría tener sentido (en un estado sumamente optimista) que si unas células comenzaron un pésimo día a revolucionarse, se puede revertir esa actividad si el sistema inmunitario se hace fuerte y vuelve a funcionar como es debido; como una vez funcionó. No creo que el Cáncer pudiese desaparecer, pero quizá podría ralentizarse o incluso dejar de expandirse. Quién sabe. Desde luego, si me viese en una situación así, en la que no tengo nada que perder, no me importaría probar la fitoterapia; una solución que como mínimo va a depurar mi organismo y a proporcionarme más vitaminas y minerales, algo que va a hacer que me sienta más fuerte para luchar contra la enfermedad.

El Dr. Pablo Saz Peiró opina que debe potenciarse la capacidad del organismo para que reaccione y pueda destruir sus propias células cancerosas: “Si el organismo no tiene esa capacidad, prolifera el cancer”.

http://plantas-medicinales.servidor-alicante.com/documentos/plantas-potencian-sistema-inmunologico-capacidad-autocurativa-cuerpo

Es cierto que tomar suplementos supone un coste adicional, pero los beneficios a largo plazo sin duda merecerán la pena. Los vegetales, por otra parte, cuestan menos que un chuletón o solomillo de ternera, y el té verde es más barato que una copa, así que no se puede poner la pobre excusa de ser “pobre”. No es tampoco cuestión de hacerse vegetariano. Las proteinas que proporcionan la carne, los pescados y los mariscos son fundamentales a la hora de llevar una dieta sana y equilibrada, pero las carnes rojas y la de cerdo (sobre todo el embutido; carne procesada) ha demostrado no ser beneficioso para el organismo, recomendándose consumir una mayor cantidad de carne blanca, como el pollo y el pavo.

De hecho, se afirma que los vegetarianos tienen un tanto por ciento ligeramente inferior de Cáncer de estómago y de sangre (Leucemia) pero igual o incluso mayor de colon, recto e intestino delgado. No se sabe aún a qué se debe esto, pero se deduce por tanto que no hay necesidad de hacerse vegetariano (más aún; no parece recomendable), ya que  necesitamos cantidades de proteínas y vitaminas que sólo las carnes y pescados pueden darnos; aunque desde luego hay que comer vegetales, que tienen mucha fibra y muy pocas grasas.

 http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2009/07/090701_cancer_vegetariano_men.shtml

Para el Dr. Saz Peiró, el mejor tratamiento preventivo es una dieta rica en vegetales: “Alimentos en los que se han investigado principios activos que actúan como alimentos medicamentos, muchos de ellos por la acción de sus principios como potentes antioxidantes, efecto que está relacionado directamente con la mejor capacidad inmunológica de los pacientes y con
su supervivencia. Además, las dietas hipocalóricas alargan la vida y mejoran el sistema inmunológico”.

“Los compuestos de estos alimentos no han demostrado curar totalmente el cáncer, pero sí han demostrado gran eficacia en su prevención. También han demostrado participar en muchos regímenes de la gente que ha curado su Cáncer, y están catalogados dentro de la curación espontánea o natural de esta enfermedad”.

Fitoterapia y Acné

Fitotherapy

El año pasado leí un artículo que decía que unos investigadores de la Universidad de Leeds habían descubierto que el tomillo es mucho más eficaz contra la bacteria del Acné que muchas cremas que se recetan actualente para esta enfermedad.

“Los científicos pusieron a prueba la efectividad del tomillo, la caléndula y la mirra contra la bacteria del Acné, mediante unos preparados en alcohol. El grupo encontró que, aunque todas las soluciones conseguían destruir la bacteria tras una exposición de cinco minutos, el tomillo fue el más efectivo de los tres. Es más, descubrieron que la tintura de esta planta tiene un efecto antibacteriano mayor que el del peróxido de benzoilo, el ingrediente activo presente en la mayoría de las cremas antiacné”.

Dicen que el tomillo es nada menos que diez veces más efectivo que el peroxido de benzoilo, pero que además no deja sequedad en la piel. Increíble ¿verdad? Cualquiera que padezca Acné me dará la razón; el que no, pues como si oyera llover, pero yo os digo que esto es revolucionario. Así que no tardé ni dos minutos en comprar tintura (thyme tincture) en el Reino Unido y ahora me la echo todas las noches. No sé si se vende en España, pero la podéis conseguir en Fushi por 8 libras.

http://www.fushi.co.uk/ingredients/herbal/thyme-thymus-vulgaris/thyme-tincture-100ml-2913.html

No sé si tan solo ingiriendo tomillo se podrá parar la asquerosa bacteria del Acné, pero creen que echándolo sobre la piel sí puede funcionar. Todavía queda experimentación que hacer pero, como yo no vi riesgo alguno, me lancé a probar.

Me lo echo desde hace más o menos ocho meses. Lo más molesto es el olor, ya que parece que uno se está preparando ensalada en propia carne; puede recordar a los aliños que se utilizan para preparar algunas aceitunas. Al día siquiente, si te limpias con un tónico (que deberías) verás que el algodón sale un poco verdoso. Pero esos son los únicos efectos indeseados del tomillo. La tintura de Thyme que yo uso son ocho libras (unos 10 euros) y dura bastante; unos 3 ó 4 meses. En cuanto salgan unas pastillas o una crema tópica seguro que le ponen un precio más elevado. Yo sí he notado que tengo menos Acné, pero no es un método infalible para acabar con él, si se tienen las hormonas revolucionadas. Contra eso, lo único que acabará con el dichoso Acné será la píldora (Diane 35), que regula los niveles hormonales.

Como la tintura lleva alcohol, también se corre el riesgo de secar un poco la piel si se pone uno demasiada cantidad. Otra de las ventajas, en mi opinión, es que el tomillo, al ser una planta, se puede aplicar con otras cremas antiacné encima, aunque ojo; si te echas mucha crema encima del tomillo la piel se resecará seguro y puede pelar un poco. Si lo que quieres conseguir es un peeling natural, el tomillo con una crema del árbol del té (tee tree oil) será perfecto. Pero ten  cuidado; usar tomillo y sobre él, aceite del árbol del té puro puede enrrojecerte la piel más de lo que habrías deseado. Es mejor que apliques el aceite puro del árbol del té justo en el grano, ni un milímetro más para allá, ni uno más para acá.

Puedes leer aquí la noticia sobre el tomillo en español:

 http://www.abc.es/20120329/sociedad/abci-tomillo-acne-201203282051.html)

Fitoterapia

Muy ligado al tema de la belleza va el de la salud y bienestar físico. Cuando todo marcha bien en nuestro organismo, esto se refleja inmediatamente en nuestra cara y en nuestro cuerpo. La Fitoterapia, una técnica milenaria que consiste en ingerir o aplicarse plantas o sustancias vegetales con fines terapéuticos, constituye nuestro más accesible instrumento para prevenir (y a veces incluso curar) enfermedades.

Si la susodicha planta ofrece grandes y evidentes beneficios, la industria farmacéutica puede invertir para que se hagan las investigaciones y experimentos necesarios, para patentar después un medicamento hecho a base de esa sustancia. Por supuesto, todo esto toma su tiempo, así que muchos prefieren usar las plantas directamente, aunque algunos aseguran que ésta puede ser una práctica peligrosa. Por ejemplo, se ha afirmado que el ácido betulínico de Betula Alba (abedul) “inhibe las líneas celulares del melanoma humano”. Sin embargo, también se ha advertido que “pronto estará prohibido utilizar la planta de abedul porque existirá un medicamento patentado”.

Y esto ¿por qué? ¿Es que una planta puede resultar peligrosa? Pues parece ser que, si no se consume la cantidad necesaria en el momento apropiado, algunas sustancias pueden resultar perjudiciales. Pero en numerosas ocasiones, las industrias farmacéuticas simplemente quieren monopolizar el mercado y hacerse con nuestro dinero.